que-gana-espana-con-una-amnistia

¿Qué gana España con una amnistía?

Una amnistía no es constitucional. Tampoco legal. Aún no sabemos qué alcance tendrá está marranada política. España es consciente de que se avecinan tiempos duros si este estúpido y desarrapado político que tenemos como futuro presidente sigue en el poder. Esta persona, si le puede calificar como tal, ha caldeado el ambiente y está dividiendo a la sociedad y rompiendo la unidad de España en todas las esferas representativas antes de ser investido, así que, qué no hará cuando llegue a Moncloa.

Es lógico, me preocuparía si no lo hicieran, que los jueces alcen la voz, máxime cuando los personajazos de pacotilla del Gobierno en funciones han hecho una ley a conveniencia de un prófugo de la Justicia. No entiendo cómo no se les cae la cara de vergüenza al echar por tierra y descalificar al juez Marchena con lo que tuvo que aguantar durante el juicio del Procès.

Son unos incompetentes. La política que están haciendo no es política. Da asco, mucho asco tener unos políticos de este nivel. En Europa se están riendo de nosotros a carcajadas. Y no me extraña porque está claro que mantener y asegurar la separación de poderes no entra en los planes del PSOE ni de sus socios que son, por cierto, aquellos que hace años mataban españoles y aquellos que no querían – ni quieren hoy- serlo (españoles).

No obstante, lo que más me choca de tanta estupidez política son las maneras con la que Puigdemont está jugando con España y con la amnistía, y con el beneplácito, por supuesto, del sanchismo. Este huido de la justicia, que está acusado de corrupción también, quiere otro referéndum y un trato “especial” para Cataluña. ¿Pero dónde se ha visto esto? Vivimos rodeados de imbéciles y de ineptos.

Los energúmenos del PSOE se han refugiado en el chantaje separatista y ahora culpabilizan de las movilizaciones de la ciudadanía española en contra de la Amnistía al Partido Popular. El atontado de Pedro Sánchez está cruzando varias líneas rojas y no le va a salir barato. Jugar con la Justicia es jugar con la democracia y jugar con la democracia es jugar con los derechos de los ciudadanos. Este señor es un dictador con piel de socialista que es capaz insultar el trabajo de la Justicia en España con tal de ser presidente. ¡Un dictador! Es que es desalentador soportar a personas tan cutres como Sánchez, Puigdemont, Díaz… Y hasta la propia Fiscalía del Estado…

Ante este desolador panorama e intentando sacar un ápice de positividad en este contexto, prefiero pensar que todavía queda gente razonable, respetable y con criterio decente para luchar contra

Publicaciones Similares

4 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo,esto no tiene sentido,que gana España con esto?,todo por su puto interés de seguir en Moncloa.Nos están radicalizando……,y hablan de democracia,esto se acerca más a Venezuela!!!(tenemos a un dictador de cuidado).
    Total ,España se va a la mierda pero a este personaje le da igual.

    1. Hola, Fran. Tienes razón, no hay por dónde coger a esta gente. Aparte de que son unos inútiles de manual los personajazos del Gobierno quieren imponer sus ideas a toda costa. Ideas que, por cierto, durante la campaña de elecciones bien calladitos que estaban y ahora ¡zasca! Nos la han colado a todos lo españoles. España les da igual. Si lo único que quieren en mantenerse en el poder, cueste lo que cueste y pase lo que le pase a España.

      Gracias por comentar en mi blog,

      Un saludo

      Andrés Macario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *