Cambios en las tendencias de pago

El mundo en el que vivimos está en una continua transformación digital y lo único que podemos hacer es adaptarnos a los cambios que nos rodean y hacerlos participe de nuestros días.

Se acerca una de las fechas más señaladas del calendario: Navidad y, con ello, las compras navideñas. Es evidente, como ya señalaba en un artículo anterior, que serán muchas las personas que este año opten por el comercio online, pero otra parte continuará con el comercio tradicional. De todos los que elijan la vía habitual, son un gran porcentaje los que han cambiado su tendencia de pago.

Hace años, todo el mundo acudía a los establecimientos con dinero en efectivo y eran muchos los que se mostraban reticentes a pagar con una tarjeta. El dinero en mano proporcionaba una seguridad al consumidor que no tenía con la tarjeta de crédito.

En 2021 podríamos decir que esto ha cambiado de manera radical. A la hora de pagar, lo que prima es la rapidez y comodidad pero, sobre todo, la seguridad en el pago. Además, el coronavirus ha provocado que este método se incremente puesto que son numerosos los establecimientos que ya no permiten el pago en efectivo. Por ello, en nuestros días se habla de un nuevo concepto denominado ‘pagos invisibles’, ¿de qué se tratan? Pues es un sistema de pago mediante el cual la tecnología permite al cliente realizar compras en el establecimiento sin necesidad de contar con un soporte físico (dinero en efectivo).

Las tarjetas de crédito hace años que se convirtieron en un gran aliado de las compras, pero el ‘contactless’ ha llegado para quedarse y arrasar con cualquier tendencia en el método de pago. Los móviles son, sin ninguna duda, los protagonistas en la digitalización de los pagos en las economías desarrolladas. El hecho de poder llevar en tu dispositivo móvil la tarjeta y pagar de forma rápida, cómoda y segura es uno de los grandes avances del mundo digital.

Por otra parte, esta transformación digital lo que provoca es que el dinero en efectivo vaya desapareciendo cada vez más. Algunos países se plantean el hecho de eliminar el dinero en efectivo, por ejemplo, en Suecia, Turquía o Corea del Sur. En España aún estamos muy arraigados a los conceptos tradicionales y no tenemos tanta evolución digital como para poder quitar para siempre los pagos tradicionales (monedas o billetes). Fundamentalmente, porque muchas personas no se han adaptado aún a la transformación que vivimos o se muestran reticentes a hacerlo.

Estas nuevas tendencias de pago del mundo digital suscitan a que los comercios también tengan que ir transformándose y adaptándose a los cambios. Son muchas las tiendas en las que optan por el ticket digital que te llega directamente a la aplicación móvil o al correo electrónico.

Además, también estamos observando un cambio en el método de cobro. Lo tradicional era que pasaras por caja donde estaba una persona que se encargaba de cobrarte, pero esto también se ha transformado. Ahora es el propio cliente quien pasa sus productos e introduce los billetes y monedas, efectuando así el pago automático; lo que se denomina self checkout o autopago.

Se ha detectado que dicho sistema mejora la experiencia del consumidor, agiliza las colas que se producen y evita la masificación de los establecimientos. Estas son algunas de las grandes las ventajas que el sistema de autopago ofrece. Más si cabe tras la pandemia del coronavirus puesto que es necesario reducir al máximo el contacto entre personas en las tiendas físicas.

Los avances en el método de pago y cobro van a paso de gigantes. Tal es así que Technavio, la empresa de estudios de mercado, auguraba que entre 2020 y 2024 el mercado de terminales de autopago crecerá en 2.540 millones de dólares.

Sin ninguna duda, los consumidores han evolucionado rápidamente durante este último año y la experiencia de compra se ha transformado. Meses marcados por distanciamiento, seguridad y aforos han provocado que la confianza de los consumidores resida en estos sistemas de autopago que les permite reducir el contacto con el personal de los comercios. Desde Openbravo señalan que el 87% de los consumidores prefiere comprar en tiendas que les permita pasar por caja de manera automática. Por ello, es bastante común acudir a establecimientos donde cuentan ya con estas innovaciones.

El self checkout o autopago es una gran ventaja. El último año los pagos con tarjeta han aumentado de manera exponencial a un 67%, así como también lo ha hecho el pago con el dispositivo móvil. Este cambio en el sistema de pago es, sin duda, lo que le ha abierto camino al mundo del autoservicio.

Los pagos digitales se han vuelto más habituales que nunca y su agilidad y eficiencia hace que todo el mundo se tenga que adaptar a estos nuevos hábitos de manera progresiva.

“Los comercios deben hacer de la experiencia del consumidor su máxima prioridad a medida que las tendencias de pago se inclinan hacia la simplicidad y comodidad, asegurando que los procesos de pago online y por móvil sean lo más seguros posible”

David Valero, Head of Global Sales & Verticals Iberia

Wordline Global

  • Importancia de la ciberseguridad

Esa seguridad de la que David Valero habla es fundamental. El crecimiento de las tecnologías aplicadas a los medios de pago, como el contactless que mencionaba anteriormente, están haciendo que la mayoría de pagos se conviertan en digitales. A diario se habla de la importancia de la digitalización de las empresas y el Internet de las Cosas, dos aspectos que permiten evolucionar a la transformación digital, pero con los que hay que tener cuidado por la presencia de la ciberdelincuencia.

Los consumidores escogen Internet para comprar o el móvil para pagar, pero no están dispuestos a correr riesgos en su método de pago y, por tanto, necesitan la mayor seguridad posible en sus acciones.

En el caso de los bancos, por ejemplo, trabajan continuamente para ofrecer al cliente los mejores servicios y que puedan apostar sin ningún miedo por el pago mediante el móvil. Muchos sistemas financieros se apoyan en el Hardware Criptográfico que les permite cifrar y proteger las transacciones bancarias, generar claves de acceso seguras para los usuarios de Banca Electrónica y Móvil, generar códigos de PIN, proteger datos de los titulares de la tarjeta, etcétera.

“La información es el activo más importante que posee un negocio. Es imprescindible, por lo tanto, la existencia de técnicas que protejan la información almacenada en los dispositivos de una empresa”

Fractalia

La ciberseguridad es fundamental debido a estos cambios en las tendencias de pago donde ya son muchos los usuarios que optan por la compra omnicanal. Cada vez es más habitual empezar el proceso de compra mediante el dispositivo móvil, buscando siempre rapidez y seguridad durante todo el transcurso. Por ello, es fundamental que los compradores sientan esa seguridad durante toda la compra.

En conclusión, a pesar de que en países como Estados Unidos o Reino Unido el self checkout esté muy arraigado, en España aún estamos entrando en estas nuevas experiencias de compra sin contacto y a través de los dispositivos móviles. Cada vez son más las empresas que se están adaptando a los cambios y asumiendo que estas nuevas tendencias han llegado para quedarse y, sin duda, para mejorar las experiencias de los consumidores.

Publicaciones Similares

2 comentarios

  1. Desparecerá definitivamente el pago es especies? O el trueque? Y el cuaderno del tendero?
    Desgraciadamente si. Pero eran formas más humanas y sociales de hacer los pagos. Para el medio rural es un cambio demasiado grande.

    1. Así es, creo que en definitiva todos nos tenemos que ir adaptando paulatinamente a la transformaciones que vivimos. Es cierto que hay países que barajan la posibilidad de eliminar el dinero en efectivo, pero no sé si esto realmente sería posible. ¿Podríamos vivir en un mundo en el que solo se pagara con tarjeta? ¿Hasta qué punto esto sería viable? y, sobre todo, ¿estaríamos dispuestos a que continuamente supiesen dónde estamos pagando? Gracias por tu comentario. Un saludo!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.