La transformación digital requiere un cambio cultural

La tecnología ha llegado para dar grandes oportunidades y soluciones más eficientes. Hace años empezamos a hablar sobre la transformación digital y la importancia que tenía para las empresas. Hoy ya es una realidad. El hecho de adaptarte al mundo digital que te rodea es imprescindible para la viabilidad futura.

La transformación digital ha provocado que las empresas se beneficien de algunas “herramientas” como el Big Data que ayuda a las organizaciones a aprovechar los datos y utilizarlos para identificar las nuevas oportunidades. Eso, a su misma vez, conduce a movimientos de negocios más inteligentes, operaciones más eficientes y clientes más felices.

Los macrodatos que consiguen almacenar las empresas abren un abanico inmenso de posibilidades en cualquier sector. También es clave para obtener una mejor experiencia de usuario en ámbitos como la banca o las tiendas.

Pasamos gran parte de nuestros días rodeados de algoritmos, es decir de datos, que nos hacen estar conectados todo el tiempo y poder ofrecer información de interés a los negocios. Estamos mucho tiempo de nuestras vidas conectados a Internet y compartiendo datos por la nube. Como dice Javier Rodríguez Zapatero: “Digitalización es el denominador del siglo XXI”.

Desde un simple me gusta en una publicación, a escribir comentarios, conocer y aprender nuevas actividades, ver publicidad de productos que puedan ser de interés y un largo etcétera son algunas de las acciones que realizamos diariamente.

La importancia de los algoritmos en la automatización del marketing digital, nos ayuda a reflejar mayor influencia para la interacción con los consumidores. Tiene como objetivo poder medir las emociones del consumidor y su pertinencia, de esto os hable recientemente en otro artículo.

El avance en tecnología es indescriptible y, con la pandemia, hemos acelerado la digitalización a niveles impensables. Cada semana de confinamiento equivale a un año entero de digitalización. Podemos hacernos una idea del crecimiento exponencial que se ha vivido en el mundo respecto a la tecnología.

No tiene que sorprendernos ya que todo viene de su mano. El futuro es cada vez más tecnológico y adaptarse a ello es imprescindible. Los datos, de los que hablaba anteriormente, lo son todo. No hay negocio que trabaje sin ellos porque la información que pueden ofrecerte es muy valiosa para el desarrollo de los mismos.

Caminar hacia el mundo digital no es tan sencillo como parece ya que muchos de los negocios que existen son muy tradicionales. Hay un estudio muy interesante que está realizado por medio centenar de empresas que están o han estado inmersas en proyectos de transformación digital. Ha sido llevado a cabo por la compañía española S4G Consulting y destacaba que para el 76% de las empresas la clave para el éxito en la implantación y consolidación de los proyectos es saber acompañar a las personas y gestionar el cambio cultural.

El principal factor de éxito es potenciar “lo humano”: el talento en un nuevo tipo de organización más innovadora.

Las empresas ya no pueden limitarse a hacer cambios cada año o cada dos, sino que tienen que estar preparadas para una continua actualización. Es fundamental que todos los trabajadores se adapten a una cultura de cambio constante. Surge la necesidad de establecer un ritmo de renovación continua en los negocios que debe avanzar tal y como lo hace la industria en la que trabajamos y vivimos cada día.

Dentro de la cultura digital tenemos al cliente en el centro de todo, datos en tiempo real o planes de negocio esquematizados. Se sigue investigando, pero se escucha y se aprende durante el desarrollo de un producto o servicio. Hay una escasa jerarquía y abundante interacción entre diferentes equipos. Y, sobre todo, lo más importante es cubrir las necesidades de los clientes.

No solo las nuevas, y grandes, marcas están optando por realizar estos cambios culturales sino que otras más tradicionales, que ya existían antes de Internet, también están apostando por ello. Las empresas de mayor éxito tienen una cosa muy importante en común: entienden y priorizan la digitalización.

Esta transformación cultural implica un cambio profundo de mentalidad dentro de la empresa. Se tiene que abrazar la digitalización y alinearla amigablemente con el comportamiento de innovación y creatividad, dando paso también a principios agile.

Una apuesta y cambio de mentalidad que debe ser transversal en la organización: desde directivos hasta colaboradores. En definitiva, es saber cómo implementar y vincular las tecnologías. Una estrategia que impulsa la cultura de innovación, mejora de los procesos, más trabajo colaborativo, coordinación y comunicación interna. Acelerando los procedimientos de respuesta a los clientes, mejorando la experiencia, evitando o anticipando controversias y ofreciendo nuevas oportunidades de negocios a partir del análisis de datos.

En la transformación digital es importante tener en cuenta que vas a cometer errores continuamente. Debe entenderse como un aprendizaje y recordar que solo fallan quienes lo intentan y que es muy importante hacerlo para encontrar el camino correcto.

“No he fracasado. He encontrado 10.000 soluciones que no funcionan”

 

Por supuesto, debemos entender que nos encontramos en un “work in progress” constante.

  • Málaga Digital Acceleration Center

Recientemente escuchaba las palabras de Javier Rodríguez Zapatero, líder en transformación digital, en una entrevista realizada por Onda Cero. Allí explicaba el proyecto pionero que saca a la luz en el que enseña capacidades digitales y nuevas tecnologías. Tiene como objetivo ser el hub de referencia educativa para las personas que quieran desarrollar su carrera profesional en el mundo de las tecnologías de la información, que serán muchas porque como él mismo ha apuntado: “Digitalización es el denominador del siglo XXI”.

Explica que es imprescindible que una persona se forme y entienda de nuevas habilidades de futuro puesto que esto le dará una empleabilidad del 100%. Además, defiende que: “Una sociedad que no es capaz de entender el cambio del entorno, no progresa. Esto se consigue educándose”. Como os mencionaba, es muy importante que todas las personas tengan un cambio de mentalidad porque esto les permitirá avanzar en materia de digitalización y transformar las mentalidades tradicionales que, muchas veces, existen en las empresas.

Decía Javier que hay grandes desafíos en este progreso y, el primero, sin ninguna duda es entender y asumir que estamos en un cambio de época: “O aprendemos y nos digitalizamos o nos vamos a quedar atrás”.

Las habilidades cambian continuamente. De ahí que sea tan importante estar formándose. Respecto a la educación, os hablé en un artículo y mencioné la importancia que tiene ir enseñando a los más jóvenes en materia de digitalización. El trabajo del futuro no existe porque viene de la mano de la tecnología, por tanto, es imprescindible ir abriendo el camino digital desde pequeños.

Como bien dice Javier en la entrevista: “La educación infantil tiene que ver con cambiar la metodología para que tengan una relación normal con ella, que sean capaces de entender lo bueno y lo malo”. Y no solo los más jóvenes porque lo cierto es que en nuestro país existe una gran brecha digital respecto al uso de las nuevas tecnologías. Los más mayores también deben formarse en estos aspectos y entender que no hay edad, que todos deben aprender respecto a las habilidades digitales para que nos encaminemos, cada vez más, a una sociedad tecnológica.

Si algo nos enseñó la pandemia mundial del Covid-19 es que la digitalización es imprescindible en todos los procesos que realizamos, independientemente del sector. “Digitalizarse no es solo incorporar la tecnología sino cambiar la actitud. La velocidad de reacción es fundamental y para ello hay que saber adaptarse a la digitalización”, explica correctamente Javier.

Por tanto, es imprescindible un cambio cultural porque la transformación digital no debe entenderse como una opción a largo plazo sino como una obligación para la subsistencia del negocio. Os comparto la entrevista ya que merece la pena escucharla:

ONDA CERO

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.