Los trabajos del futuro todavía no existen

“Muchos de los niños de la actualidad trabajarán en empleos que aún no existen”. Esta frase la hemos escuchado muchas veces y es una realidad. Con el paso del tiempo, la tecnología y la digitalización van en aumento. Si miramos hacia atrás, nunca pensaríamos que muchos trabajos serian posibles hace años y hoy en día son una realidad.

Quizá nunca se nos hubiera pasado por la cabeza que existirían los Influencers, cuyo trabajo se basa en ofrecer contenido por las redes sociales. Tampoco los Community Manager, que sirven para controlar y gestionar las redes sociales de las empresas o, incluso, los pilotos de drones que permiten acceder a lugares con dificultades, transportar alguna mercancía o tomar imágenes desde lo más alto sin necesidad de un operador tras la cámara o un tripulante que lo dirija en las alturas.

También habría que imaginar mucho para pensar que iba a existir la telemedicina o que los robots serían capaces de suplantar al humano en tareas cotidianas. Todo ello ha ido al ritmo que la tecnología ha marcado. Los avances digitales han permitido evolucionar y crear puestos de trabajo que están firmemente ligados a la digitalización. Atrás quedaron los trabajos tradicionales para abrir paso a algunos tecnológicos como el Big Data, los urbanistas de ‘Smart cities’, la robótica, los pilotos de drones, la realidad aumentada en el comercio o el tele-cirujano, entre otros.

De esta evolución hablaba en un artículo donde buscaba el vínculo entre el mundo tradicional que conocíamos y el mundo digital en el que nos encontramos. Evidentemente, transformarse y adaptarse es imprescindible. Pero, ¿qué ocurre con los puestos de trabajo tradicionales? ¿Se perderá todo a causa del mundo digital?

Probablemente no. Decir que el entorno digital puede cambiarlo todo es precipitarse demasiado, pero efectivamente hay que unirse a la tendencia de que muchos puestos de trabajo aún están por crear. Las tecnologías cambian constantemente y esas variaciones ofrecen cambios en la sociedad y crean nuevos puestos y alternativas desconocidas. Por ello, aunque muchos de los niños sigan siendo profesores, médicos o economistas, nunca lo serán de la forma que existe hoy en día.

Los informes auguran que entre un 70- 85% de las profesiones que se requerirán en 2030 no existen, así lo afirman en GNDiario y en Lukap.

Algunos de los ejemplos sobre empleos que pueden existir son: arquitecto de realidad aumentada. Este no es una novedad puesto que la realidad aumentada está adquiriendo cada vez más peso en la sociedad. Su importancia será imprescindible en todos los ámbitos de la sociedad y más si cabe en la economía del futuro.

Los arquitectos se encargarán de mapear de forma virtual los modelos 3D de un edificio en el espacio. Esto permitirá observar de manera óptima cómo encajar con el entorno.

Otro de los puestos que se prevé en un futuro es vigilante online. Además, auguran que será una de las profesiones más demandadas.

Una de las mencionadas anteriormente ha sido la de tele-cirujano. Recientemente, escribía un artículo sobre los avances de la medicina en términos de digitalización y es que la ‘Salud Digital’ ya comienza a ser una realidad y los avances que se están dando son potentes para encaminar la tecnología a las mejoras de vida de los pacientes. Se habla de que los cirujanos no tendrán que estar en el quirófano, sino que estarán de manera remota haciendo uso de máquinas inteligentes y robots.

Uno de los sectores donde más se está notando el proceso de transformación digital es en los bancos. Teniendo en cuenta las amenazas que pueden surgir aquí y la importancia de contar con la mayor seguridad, se hablará de ciberasesor financiero que permitirá contar con grandes expertos en tecnología de seguridad y financiera que evitarán fraudes e impagos.

Como vemos, son muchos los empleos que surgirán con el paso del tiempo y en los que el ámbito digital tendrá una mayor cabida. Habrá que esperar a la evolución de las tecnologías para hablar sobre los empleos del futuro. Y para observar si alguno de los que conocemos hoy en día se terminan por extinguir o son capaces de reinventarse en el mundo digital.

Por estos motivos, cuando preguntemos a los niños: “Y tú, ¿qué quieres ser de mayor?” seguramente tendrán que esperar unos años para poder contestar porque probablemente trabajen en un puesto que hoy en día es inimaginable.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.