El uso de la tecnología en los más pequeños

¿Deberían los niños aprender más en materia de tecnología? Con esta pregunta me gustaría iniciar hoy el artículo.

Un tiempo atrás, escribí sobre el uso de la tecnología en los más pequeños de una forma un poco critica. Mencionaba la importancia de que los niños y niñas salieran a la calle a jugar, a disfrutar del parque, de los juguetes, que aprendieran a relacionarse. Hoy vengo con el argumento contrapuesto, quisiera hablar de la importancia de formar a los más pequeños en ámbitos de tecnología e innovación.

Los educamos en diferentes ámbitos y temáticas para que consigan convertirse en grandes profesionales de esas ramas, pero nos olvidamos de la digitalización. El mundo digital lleva años experimentando y creciendo. Abriéndose paso en nuestros días y demostrándonos continuamente la importancia que está adquiriendo. Han aparecido miles de puestos que antes no existían y muchos otros se han adaptado a las tecnologías.

Estamos en una época en la que los “nativos digitales” nacen con aparatos tecnológicos. En las aulas tienen pizarras digitales, los juegos empiezan a ser online e Internet se ha convertido en la nueva enciclopedia. Esto es así y no se prevé que vaya a cambiar sino todo lo contrario, es el principio de una era completamente digital.

Muchas familias tienden a evitar el uso de tecnologías en los más pequeños y esto es una decisión errónea puesto que numerosos expertos aseguran que el uso apropiado y moderado pude aportar grandes beneficios en su desarrollo.

También son muchas las personas que adquieren una actitud crítica respecto a las universidades ya que consideran que no se hace un uso de las tecnologías y es un fallo. Las universidades deben inculcar tecnologías que les ayuden a los alumnos a desenvolverse mejor cuando salgan al mercado laboral.

¿Cuántas ofertas de trabajo observamos en las redes donde no exijan ningún conocimiento mínimo de Internet? ¿Cuántas de ellas te piden saber sobre herramientas tecnológicas?

Prácticamente todas las ofertas de empleo que vemos diariamente tienen vinculación con el mundo digital. Podemos analizar como uno de los requisitos imprescindibles es el manejo de aplicaciones o tecnología. Esto es una realidad. Y, por ello, se le debe educar a los niños y adolescentes en el uso correcto debido a que pueden suponer un gran aliado en su aprendizaje y desarrollo.

Las escuelas tendrían que enseñar a los alumnos habilidades que, seguramente, van a necesitar en el trabajo, aunque de aquí a que comiencen en el mercado laboral se tengan que actualizar. Deberían salir de las aulas con unos conocimientos previos del mundo tecnológico.

Hace poco escribía un artículo donde hablaba que sobre un 80% de los niños van a trabajar en un oficio que aún no existe. De todos los que mencioné y de los que se auguran, me atrevería a decir que el 100% tienen que ver con el mundo digital. ¿Entendemos ahora la importancia de la tecnología en los jóvenes?

No significa que se tengan que hacer clases teóricas y aburridas sino todo lo contrario. Se podría empezar enseñando mediante realidad virtual. Crear robots que vayan de la mano de la Inteligencia Artificial. Explicar cómo se podría desarrollar una aplicación. Enfocar a los niños en ámbitos de gamificación, crear avatares personalizados de cada uno que les permitan sentirse más cerca de ese mundo digital y formar parte de él.

No hay que promover un uso excesivo de las pantallas, ni un consumo de los videojuegos o que se alejen de la vida real, de socializar. Pero sí que debemos hacer apología del aprendizaje tecnológico.

En la actualización está la clave. Al igual que vemos cómo se enseña a los niños hoy en día y nos damos cuenta de la evolución que ha habido en ese aspecto, también lo debería haber en las materias que se dan. Y, quizá, añadir un poco más de aprendizaje respecto a la transformación digital que vivimos porque sería imprescindible para su desarrollo y para entender cómo y por qué está cambiando continuamente el mundo en el que vivimos.

 

  • Ejemplo práctico

Antes de finalizar, me gustaría hablar de un ejemplo práctico sobre educación de los pequeños en ámbitos tecnológicos.

Esta semana recibía la visita de un grupo de chicas entre 11 y 15 años en la empresa de la que soy CEO: Vacolba, basada en la transformación digital. Ellas vienen de la Asociación Cultura GeNext que se encarga de promover el conocimiento y buen uso de las Nuevas Tecnologías aplicadas a la educación.

Han creado el proyecto Inspiring, con el que se va a presentar a Technovation, un concurso internacional. La iniciativa que desempeñan consiste en buscar una dificultad, problemática o desigualdad en el entorno cercano, estudiarla y crear una aplicación móvil para darle respuesta.

Esta es, sin duda, una buena forma de acercar las nuevas tecnologías a los más jóvenes y de enseñarlos a resolver los conflictos o problemas que pueden surgir cada día, por medio de herramientas digitales. Un gran ejemplo de cómo se debería comenzar a involucrar la digitalización en los más pequeños por medio de las actividades educativas.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.